Politica nacional

POR UNA POLÍTICA REVOLUCIONARIA ANTE LA FARSA ELECTORAL

19 Jun , 2017  

Mientras los padecimientos de las masas se vuelven indescriptibles en todo el país, la clase capitalista y sus políticos transitan la farsa electoral como si esa fuera la realidad, tratando de instalar a toda la sociedad la agenda de una minoría privilegiada y corrupta que está al frente del poder político, mediático y superestructural.
Mientras la mitad de los adolescentes, niños y niñas menores de 14, unos 6 millones de personas en total, se encuentran en la pobreza, los CEO en el poder pretenden bajar aún más los salarios, quebrar a la clase trabajadora que resiste, desarticular a sus organizaciones, recurriendo a la represión, la militarización y la persecución en todas sus formas.Ni los comedores escolares, ni las personas con discapacidad se salvaron de los recortes.
Millones de familias padecen diariamente hambre, falta de trabajo y de oportunidades para satisfacer las más básicas necesidades, mientras los bancos y las multinacionales amasan enormes ganancias.
Los grandes medios de comunicación, empresas beneficiadas por este gobierno, se suman abiertamente a la mentira organizada desde el poder, atacando a los trabajadores en lucha y especialmente a sus organizaciones, buscando demonizarlos y debilitar la resistencia.
He aquí la cruda realidad de millones de trabajadoras y trabajadores que no aguantan más y salen a la lucha, incluso contra la complicidad de la burocracia sindical, que le dio al gobierno todo el tiempo que necesitó para llegar a esta situación, y le sigue dando.
La bronca que se mastica diariamente en los barrios y lugares de trabajo tiende al desborde de los cuerpos orgánicos, dominados por burocracias anquilosadas que le temen más a la movilización de las masas trabajadoras que al ajuste del gobierno. Algunos sectores colaboran abiertamente con las patronales y Macri, como acaba de hacerlo la cúpula de la UTA, y otros lo enfrentan a su manera, sin recurrir a una lucha en serio, construída por los protagonistas, como la dirigencia de la CTA.
Ninguno de ellos están interesados en la movilización de las masas, porque saben que el descontento no es sólo contra el gobierno sino también contra la dirigencia sindical que le dio tiempo, se negó a llamar a un paro nacional hasta que no pudo impedirlo, para luego retornar a la parálisis.
Hace falta un plan de lucha, coordinado y unificado en acciones nacionales como el paro, en la perspectiva de la huelga general que se proponga derrotar al gobierno del ajuste.
Las patronales y sus representantes pretenden que las masas acepten que las elecciones, que ellos manipulan como quieren, son un ámbito de decisión democrático. Nada más falso. La “democracia” de este régimen no tiene nada de democrático para la clase trabajadora. Es el régimen de los políticos profesionales de una clase corrompida, entregada a los privilegios que da el poder para servir a los intereses de unos pocos.
Ante tamaña ofensiva contra los explotados y oprimidos, toda la izquierda debería estar preparando las condiciones para la rebelión contra el macrismo y el régimen en su conjunto. Y la primera condición es la unidad de acción. Tanto el Frente de los Trabajadores y la Izquierda como Izquierda al Frente deberían proveer una sola opción electoral ante los candidatos del régimen. No hay razón para que haya dos expresiones de izquierda con un programa similar y con una militancia que, más allá de sus matices, pertenece al campo de la izquierda socialista.
La militancia revolucionaria debe intervenir en la farsa electoral para disputar la conciencia de las masas, desarrollar en ellas una intensa agitación acerca de la necesidad de rebelarse contra las condiciones de vida y trabajo a las que estamos sometidos. Es una tribuna formidable para desenmascarar la podredumbre de un régimen político que queremos derribar y para mostrar el camino de la lucha, la organización y la movilización independiente que hace falta para derrotar al gobierno.
Advertimos a la militancia revolucionaria que jugar en el terreno del enemigo de clase tiene sus riesgos, los que debemos prevenir teniendo una política que responda al interés de conjunto de las masas trabajadoras.
Con este punto de vista, Opinión Socialista participará de las próximas elecciones, desplegando con todas nuestras fuerzas una campaña contra la farsa del régimen. Si tendremos o no candidatos en las listas, dependerá de la respuesta que recibamos de parte de las organizaciones de la izquierda socialista.

Opinión Socialista. 14/6/17.



Comments are closed.