Comunicados de prensa,Internacionales

FUERA TEMER, VIVA LA LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA DE BRASIL.

30 May , 2017  

declaración de OPINION SOCIALISTA:
FUERA TEMER
VIVA LA LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA DE BRASIL.
El hermano país de Brasil atraviesa momentos dramáticos. La clase capitalista y sus representantes políticos están hundidos hasta el cuello en la corrupción, en un espectáculo repugnante que está poniendo en la calle a millones de personas, en una dinámica de creciente de movilización, con paro nacional, cortes de rutas y piquetes en distintos puntos del país.
Los escándalos de corrupción que involucran a empresarios de primer nivel y al mismísimo presidente colocan en crisis al régimen político y al gobierno de Temer, planteándose la necesidad de una estrategia propia por parte de los trabajadores y sectores populares.
Es que el deterioro de las condiciones de vida y trabajo de las grandes masas es muy grande. Millones de personas no tienen satisfechas las necesidades más básicas como comida, trabajo, educación, salud, etc, mientras la “clase dirigente” protagoniza los más grotescos actos de corrupción, en todos los estamentos del Estado capitalista dependiente.
No es un dato menor que Temer es un presidente que carece de la legitimidad democrática, dado el orígen de su gobierno en los turbios mecanismos institucionales de las clases dominantes del país.
Ante la movilización desatada, luego de una huelga general histórica en abril y una nueva a fines de mayo, es necesaria la solidaridad y el apoyo internacionalista de latinoamérica y el mundo con la clase trabajadora, los movimientos sociales, los estudiantes y jóvenes, las mujeres y las organizaciones de Brasil.
La obscena corrupción de los de arriba la pagamos los trabajadores con mayor explotación y ataques a los derechos, como ocurre con las jubilaciones.
Los empresarios, causantes de la crisis, y los políticos como Temer que le sirven de manera directa, descargan sobre los trabajadores brasileños el peso de una crisis generada por ellos, por su avaricia y por las leyes de un sistema cuya prioridad es la ganancia de unos pocos, incluyendo a los políticos burgueses, y no el bienestar de las mayorías.
La clase trabajadora asalariada no tiene fronteras, como no lo tienen las empresas transnacionales que explotan por igual a brasileños, argentinos, paraguayos o de cualquier otra nacionalidad. De hecho, JBS es propietaria del frigorífico más grande de Argentina, y la empresa Odebrecht, cuyo propietario confesó haber sobornado a presidentes y funcionarios de toda la región por un monto de 3.500 millones de dólares, tiene a su cargo obras millonarias para el Estado, en donde reparte ganancias con las del presidente Macri, su familia y sus gerentes. El pueblo argentino, que en 2001 tiró a un gobierno antiobrero y antipopular dio un ejemplo que hoy tiene plena vigencia en Brasil.
Por eso, hacemos nuestra la lucha del pueblo brasileño contra un presidente, un gobierno y un régimen diseñado por unos pocos para servir a esa minoría social parasitaria, que recurre a la más escandalosa degradación para enriquecerse, único valor verdadero del capitalismo.
Expresamos nuestra solidaridad internacional con el pueblo brasileño que se movilizó en diferentes ciudades para decir, cada vez más fuerte, “fuera temer”, cuyo gobierno pende de un hilo.
Una movilización semejante puede abrir una nueva situación, que requerirá de una dirección que se proponga desarrollar la movilización en todos los ordenes, encarando acciones de masas que converjan en la huelga general que paralice el país y oponga el poder real de la clase trabajadora al poder formal de la clase capitalista.
Es necesario que la izquierda revolucionaria de Brasil asuma una política clara, unitaria, promoviendo el protagonismo de las y los trabajadores y la movilización independiente.
Las bases materiales han transformado al descontento en acción, y en tales circunstancias cobran vigencia las consignas transicionales y las tareas democráticas, antiimperialistas y clasistas. La convocatoria a una asamblea constituyente libre y soberana, podría estar planteada como puente o alfombra que ayude a las masas a transitar de la situación actual a la futura, de la inmadurez a la maduración de organismos de autodeterminación que tienden a surgir en momentos así y deben ser promovidos por la vanguardia militante.
Saludamos al pueblo brasileño que se levanta contra la corrupción y lo llamamos a derrumbar este régimen putrefacto para poner en pie un gobierno y un poder basado en la clase trabajadora.
Viva la lucha de los trabajadores y el pueblo brasileño
Fuera Temer
Dirección Nacional de Opinión Socialista. 28/5/17.


Comments are closed.