Politica nacional,Sociedad

DEFENDAMOS LA ESCUELA PÚBLICA APOYEMOS A LAS/OS DOCENTES

4 Mar , 2017  

El gobierno de los gerentes pretende despojar a la clase trabajadora del país de una enorme conquista como es la educación pública, herramienta vapuleada, vaciada, atacada por los diversos gobiernos, pero defendida por las y los docentes, estudiantes, comunidades y por un amplio sector social que se formó en la escuela pública estatal. 
Se avecina una gran lucha educativa y nadie puede ser indiferente. Debemos tomar partido por la defensa del salario docente, porque es referencia para otras paritarias y sobre todo debemos defender el derecho de las y los hijos de la clase trabajadora tengan una educación de calidad, científica, no dogmática, con perspectiva de género, con edificios en condiciones, con docentes que no deban correr de un cargo a otro para reunir una suma que les permita llegar a fin de mes, una escuela que sirva para abrirse oportunidades en la vida. 
Para este gobierno la educación es un servicio al que se puede acceder si se tiene dinero. El presidente Macri y sus funcionarios son la primera generación de gobernantes que no proviene de la escuela ni universidad pública. Toda su formación ha sido en colegios y universidades privadas, donde se forman las élites; son los intereses de esa minoría lo que defiende a rajatabla contra la inmensa mayoría de la población trabajadora desde el máximo poder del estado.
Durante mucho tiempo se consideró a la educación un derecho, y el estado, con limitaciones, fue asumiendo la obligación de garantizarlo y aunque fue parcial, llevó a la escuela pública argentina a uno de los niveles más altos de Latinoamérica.
La dirigencia política de los partidos que hasta el momento han estado al frente del Estado en los últimos 60 años, y especialmente desde el 76, han ido abandonando esa obligación, en los hechos y también en las leyes. La transferencia de escuelas de la nación a las provincias de la dictadura, el ajuste salarial y presupuestario de Alfonsín, que desembocó en gloriosa huelga de 1988, la transferencia de escuelas secundarias y la Ley Federal de Educación de Menem y finalmente la Ley de Educación Nacional del Kirchnerismo en 2006, representaron avances de los intereses capitalistas privados en educación a costa del derecho de la mayoría a acceder al conocimiento científico.
La LEN krichnerista fue impulsada por Daniel Filmus, entonces Ministro de Educación del país y destacado miembro del PREAL (Programa para la Reforma Educativa en América Latina), con sede en Washington, que nos dejó un sistema en crisis, colapsado y pensado para “contener” a los sectores marginales víctimas sociales de sus programas económicos. Todas esas normas y decisiones políticas perjudicaron a las clases populares y favorecieron a la minoría que defiende la educación privada, ahora directamente desde el sillón presidencial. 
Este ataque obligó a las propias direcciones sindicales como la Celeste que encabezan Sonia Alesso y Roberto Baradel, y a otras cúpulas similares, que fueron cómplices de la privatización y ajuste kirchnerista, a llamar al paro y la movilización para los días 6, 7 y 8 de marzo, esta última jornada como parte de una nacional e internacional.
Debemos promover estas luchas y empalmarlas con las que vienen sosteniéndose en una dura resistencia, como los obreros de AGR Clarín, los obreros del Frigorífico Rioplatense, los de Volkswgen, los metalúrgicos de Banghó y otros sectores en lucha. 
Es necesario que la CGT y las CTAs llamen al PARO NACIONAL ya, para enfrentar entre todos el ajuste, los despidos, el avance del hambre, y ahora el ataque a la educación y a sus trabajadoras y trabajadores docentes.
Desde el clasismo que dirigen entre otras las seccionales Multicolor del Suteba Tigre y Matanza se ha avanzado en la propuesta de la nacionalización del sistema educativo, con un salario inicial único de $15.000(en blanco) y el aumento inmediato del Presupuesto Educativo. Para estos fines se vienen sosteniendo la declaración de la Emergencia Educativa Nacional, y que las partidas presupuestarias necesarias para la emergencia provengan de las suspensión de los subsidios a la educación privada (30% del total), impuestos progresivos a las mineras, la banca, las cerealeras y de la suspensión de pagos que provoca la sangría de la deuda externa.
Debemos rodearlos de solidaridad, acudir a la escuela del barrio y expresarles apoyo. Pensemos que hoy muchas/os docentes deben estar atemorizados por las amenazas del gobierno y los que votaron por descarte al PRO decepcionados afrontando esta cruda realidad en la paritaria.
El camino lo marca la reacción social que provocó la campaña del gobierno y sus trolls en las redes sociales, donde un ex coronel, miembro de la inteligencia, se ofreció como voluntario y promovió un movimiento de “rompehuelgas” que se expresó brevemente en las redes sociales, donde la réplica de miles de docentes en muros y cadenas de mensajes marcó la magnitud de la pelea abierta. Unos tienen todo el poder y la decisión de aplastar a los educadores, y éstos se aprestan para enfrentarlo, con la movilización, la palabra, el ejemplo, la tenacidad y templanza que les da haber enfrentado a todos los gobiernos.
Más allá de que en un gremio tan numeroso y heterogéneo siempre habrá expresión de distintos sectores sociales, hoy la docencia del país enfrenta al gobierno y sus amenazas y necesita de la solidaridad activa de toda la clase trabajadora y la opinión pública en general. 
No sólo por el justo reclamo salarial, sino principalmente por la educación pública. 
Acercate a la escuela de tu barrio o al sindicato que elijas y expresale tu apoyo.
Opinión Socialista. 03/03/2017LOGO YO APOYO A LOS DOCENTES - FONDO VERDE


Comments are closed.