Género,Politica nacional

Hasta las tetas

8 Feb , 2017  

“¿Por qué no marchan contra el hambre y los despidos?”, “hay problemas más importantes, como los femicidios”, “son un grupo de clase media que quiere tomar sol en tetas”, e incluso “y después se quejan si las violan”; fueron algunos de los comentarios que circularon por las redes sociales, los medios masivos de comunicación y los lugares de trabajo, tras el tetazo del martes en el Obelisco.

La iniciativa surgió luego de que se viralizara un video donde 20 policías bonaerenses amenazaron con llevarse presas a tres mujeres que tomaban sol sin corpiño en una playa de Necochea. El nivel de violencia ejercido contra ellas generó la inmediata respuesta del movimiento de mujeres que no tardó en convocar a un tetazo nacional para el 7 de febrero.

Indigna que luego de tantas movilizaciones masivas por el Ni una Menos, de tantos avances en la conciencia sobre la lucha de género, cueste tanto ver el hilo invisible que une las demandas del tetazo con la lucha contra los aberrantes femicidios como el de Hurlingham.

¿Es que no quieren ver los que critican por “superficial” a la medida, que la demanda no deja de ser, en todos los casos, la defensa de la soberanía de las mujeres sobre su propio cuerpo? Se trate de tomar sol sin corpiño, de interrumpir legalmente un embarazo, o de que no nos toquen, violen o maten.

Es un cuestionamiento a las bases mismas del patriarcado, donde el control de nuestros cuerpos está en manos de la Iglesia, el Estado, los medios, y, por supuesto, de los varones, que deciden qué tetas se deben mostrar y cuáles no, en función de su deseo.

Las reivindicaciones que se pusieron de manifiesto en el tetazo son parte de las demandas del Ni una Menos, que ya ha marcado un hito en la historia del movimiento de mujeres, y es una muestra de que nuestra lucha avanza en conciencia y masividad; y por eso es atacada con tanta virulencia.

Démosle a los defensores del capitalismo patriarcal, y a los odiadores de las tetas libres, una muestra de la potencia del movimiento de mujeres, con un contundente paro nacional el 8 de marzo. Porque vivas, y soberanas en nuestro territorio, nos queremos.

Giselle Santana

 

16602197_1642461659389448_1722011883298805020_o 16665516_1642461452722802_3570120128620623218_o 16602546_1642461766056104_278230981480869164_o 16665952_1642461589389455_6189808974943079521_o 16700501_1642462456056035_3779527983401338060_o



Comments are closed.