Cresta-Roja

Movimiento obrero,Politica nacional

Cresta Roja: Los trabajadores libraron una nueva y heroica batalla

29 Dic , 2015  

Scioli y el kirchnerismo venían dilatando la situación de crisis de la empresa con promesas cumplidas a medias de reactivación de la planta y con pagos parciales de salarios y subsidios al grupo Rasic. La realidad es que desde hace unos meses las plantas dejaron de procesar y los trabajadores fueron licenciados y se los citaba quincenalmente para cobrar liquidaciones parciales de las quincenas. Con el cambio de gobierno se produjo un vacío, ya que la patronal se declaraba en crisis y el gobierno de Macri-Vidal no atinaba a tomar medidas concretas para evitar el vaciamiento promovido por la patronal.

Los trabajadores vienen de una larga lucha en la cual no sólo enfrentaron a la patronal del grupo Rasic (típico grupo de empresarios amigos del kirchnerismo), y las maniobras y promesas incumplidas del gobierno anterior, sino también la actitud del gremio de la alimentación encabezado por Morán que siempre retaceó el apoyo a la lucha obrera y se negó sistemáticamente a tomar medidas concretas de apoyo del conjunto de los trabajadores de la alimentación. Como parte de esta pelea hace un par de meses lograron echar a los delegados amarillos de la planta 2 (la más grande con más de 1700 obreros) y colocar nuevos delegados representativos. Este proceso de lucha tiene muchos meses, y si bien hay síntomas de desgaste, hay una numerosa y heroica vanguardia de compañeros trabajadores que se mantiene firme y que a su vez, por momentos, moviliza al conjunto de la base.

La batalla de Ezeiza

Ante la asunción del nuevo gobierno los trabajadores redoblaron la presión, exigieron reuniones con Vidal y con Triacca (Ministro de Trabajo) y ante la dilación de respuestas concretas, decidieron redoblar la apuesta organizando un acampe en la Richieri en la entrada del aeropuerto internacional de Ezeiza con piquetes que cortaban parcialmente el tránsito y una marcha a Plaza de Mayo el lunes 21 al mediodía. Allí los funcionarios de la Casa Rosada se negaron a recibirlos y los trabajadores endurecieron la protesta en Ezeiza, con cortes totales al aeropuerto combinados con cortes parciales. El gobierno respondió a 2 puntas: el 22 por la mañana desalojó violentamente el corte, aunque no el acampe, y por otro abrió una negociación que se concretó el 22 a las 19 horas con participación de la jueza que intervino la empresa y declaró su quiebra con la promesa de buscar un comprador, el ministro Triacca en representación del gobierno dando su aval político y los delegados de los trabajadores.

Se levanta el acampe

Luego de escuchar la propuesta de la jueza y el gobierno, los delegados encabezados por Cristian Villalba fueron al acampe y en asamblea pusieron a consideración la situación y se resolvió democráticamente levantar el campamento y continuar organizados. Una masiva asamblea realizada posteriormente ratificó la votación y la necesidad de seguir organizados con una asamblea semanal y mantener la pelea por la fuente de trabajo para las casi 5000 familias que dependen del complejo avícola. Lo obtenido es un paso adelante pero tiene peligros muy importantes. Los trabajadores cobraron días antes de la navidad el Repro(asistencia del gobierno) por $4.000 y hay compromiso del gobierno de un nuevo Repro de $6.000 para enero. Mientras tanto comenzaría con un subsidio parcial la reactivación de la empresa a nivel de incubadoras mientras se busca “un comprador o varios compradores” que “incorporen a la mayor parte de los trabajadores”, según los términos de la resolución de la jueza. O sea que está el peligro del desguace y también de la pérdida de centenares de puestos de trabajo.

Un nuevo round de la pelea

Para que esto no suceda va a ser clave mantener la organización votada y también un nivel de reclamo y movilización que cuente con la mayor solidaridad obrera y popular. Es un conflicto testigo de la nueva situación económica del país y de las políticas de ajuste que intentan aplicar las patronales y el gobierno de Macri. Desde la 4 de Abril y Opinión Socialista hemos participado solidariamente en las acciones llevadas adelante por los trabajadores junto a un numeroso colectivo que involucra a el clasismo y la izquierda.

En la CTA-A de Lomas de Zamora cuya conducción integramos hemos puesto a consideración la propuesta de conformar una gran y amplia comisión de apoyo al conflicto para impulsar las tareas de difusión, fondo de huelga y promoción de todas las medidas que los trabajadores resuelvan democráticamente en asamblea. Es una lucha que necesita del apoyo y la solidaridad incondicional del conjunto de los trabajadores y organizaciones gremiales y particularmente de medidas concretas del gremio de la alimentación. Hay que exigir el mantenimiento de la fuente de trabajo para todos sin merma en antigüedad y condiciones de trabajo y en caso de que no aparezcan los compradores el estado debe hacerse cargo de una empresa, que bien administrada, es perfectamente viable.

Congresal del Suteba e integrante de la CTA-A de Lomas de Zamora



Comments are closed.