tigre

Sociedad

FRENTE A LOS CASOS DE FEMICIDIOS E INSEGURIDAD EN TIGRE

20 Mar , 2015  

LOS BARRIOS OBREROS EXIGEN JUSTICIA

A fines de enero, unos chicos encontraron del cuerpo de Tamara López, brutalmente asesinada y tirada en el terreno del Frigorífico Rioplatense, en Pacheco, Partido de Tigre. Inmediatamente llegó la policía, que no pudo evitar que se junte la gente del barrio y exprese su indignación.

No era para menos, la mataron en el sitio donde hacía medio año violaron a una trabajadora del country cuya puerta está a dos cuadras. En aquel momento, municipalidad y frigorífico se comprometieron a despejar los grandes montículos de tierra acumulados en el perímetro de la planta, convirtiendo al descampado en “zona liberada”. Para colmo, esos montículos fueron producto del cavado de un “canal aliviador” que hizo el municipio con la promesa de disminuir los efectos de las recurrentes inundaciones; canal que resultó, a la vista de todos, beneficioso únicamente para el frigorífico.

Esto fue suficiente para que la experiencia acumulada en el barrio y la densidad de organizaciones populares y de trabajadores se resumiera en la inmediata convocatoria a una Asamblea Barrial en la plaza de Las Tunas, la tarde del día siguiente. Se resolvió cortar  los portones del Rioplatense hasta que la empresa se comprometa a despejar los terrenos, y movilizar hacia el destacamento de la policía bonaerense, muy bravos para verduguear a los pibes del barrio, mientras miran para otro lado a la hora de “combatir al delito”, del que son estrechamente cómplices.

La contundencia de estas acciones y nuevos hechos como el asesinato de Alexandra Ramírez, impulsaron nuevas movilizaciones que lograron romper el cerco mediático que existe en Tigre. A través de organizaciones sociales y de trabajadores, el movimiento ganó en continuidad, participando desde SUTEBA Tigre, la CI del Frigorífico Rioplatense, los bachilleratos populares “Raíces” y “Simón Rodríguez” de Las Tunas, el merendero “Gauchito Gil”, y expresiones políticas como el Movimiento Evita, Fogoneros, PS, PCR, OS, etc. Cabe destacar que si bien se reclama seguridad, todas las consignas van en sentido de revertir las causas estructurales que la provocan, falta de trabajo, educación, urbanización, etc., y en contra de las recetas clásicas con que la derecha tradicional instala la represión al pueblo pobre.

EL RELATO NO ES SÓLO KIRCHNERISTA

Existe un clamor en los barrios pobres de Tigre, de parte de miles de vecinas/os trabajadores, que enfurecen cada vez que en los medios aparece el candidato a presidente, y ex intendente Sergio Massa,  desplegando una cínica campaña en torno a la inseguridad. Con propuestas de mano dura y mostrando estadísticas falsas, pretende hacer creer que con cámaras y “botones de pánico” se resuelve un flagelo que tiene origen en la desigualdad social. Realidad que en el distrito se revela a través de feroces crímenes que no sólo quedan impunes, sino que están ligados a redes del narcotráfico y la trata de personas que operan en zona liberada por la policía bonaerense, el COT (policía municipal) y el corrupto poder judicial, y que son ocultados sistemáticamente por los mismos medios que publicitan al candidato “estrella”.

Esta circunstancia, que convierte al kirchnerismo local en opositores de turno, hace que estos aprovechen para hacer su campaña de desgaste y se vuelquen desde el aparato para usar con fines propios y limitados un reclamo genuino. Pero la presencia de las organizaciones mencionadas, y la afluencia de vecinas/os, incluso en la base de las mismas organizaciones kirchneristas, hizo que en cada acción prime la unidad en función de las demandas de los familiares de las víctimas.

El origen de la inseguridad, de todo tipo, está vinculado a la profunda descomposición social que la crisis del capitalismo provoca, dejando a su estado acotado en preservar los privilegios de clase y renunciando taxativamente a la “razón de ser” con que se presenta a la sociedad. El auge del narcotráfico y sus nexos con cada estamento de ese estado, sea del color político que fuere, socava el tejido social. El kirchnerismo no escapa de esta trama de complicidades, como tantas denuncias y escándalos lo atestiguan. La burguesía, de conjunto, no puede ofrecer una salida para tan grave flagelo.

Es por eso que las y los revolucionarios debemos estar en la primer línea de esta batalla, que lamentablemente produce prejuicios en muchos militantes de izquierda. No es casualidad que figure como la preocupación central de miles de trabajadores y de la clase media en general, quienes se movilizan cotidianamente en busca de una salida. Salida que sólo puede ofrecer un programa socialista sustentado en organismos de la clase obrera surgidos, entre otras, de las mismas movilizaciones con que las masas reclaman más seguridad.

Foto: Bachillerato Popular Raíces

Delegado General de Frigorífico Rioplatense



Comments are closed.