4592e9_01

Internacionales

Vidal Vega: héroe y mártir de la lucha por la Reforma Agraria en Paraguay

4 Ene , 2013  

De acuerdo a datos oficiales de la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos, el 30% de la población paraguaya vive en la pobreza en tanto que la pobreza extrema afecta al 19% de la población. Y como es el país más agrario de América Latina, la pobreza se localiza principalmente en el área rural donde vive el 47% de la población, del cual, el 70% es pobre y el 30% vive en la pobreza extrema. También, según datos de PNUD, Paraguay figura entre los países de peor distribución de la riqueza: el 20% más rico concentra el 62,4% de los ingresos y el 10% más pobre apenas el 0,7%. El principal factor productivo del Paraguay es la tierra y el 3% de los mayores propietarios tiene el 85% de la superficie total (Ministerio de Hacienda de la Republica del Paraguay, 2011). Esas cifras encierran en sí mismas el mayor problema del país. Mientras los ganaderos, junto con los sojeros, reciben del Estado enormes subsidios a través de la empresa pública Petropar que les vende el combustible diesel a un precio por debajo del precio fijado en el mercado, la política de abandono de las comunidades campesinas se refuerza con el garrote de las fuerzas represivas y sus auxiliares del sicariato. Según informes, durante el precio preferencial establecido durante la zafra sojera 2007-2008, el Estado subsidió a los sojeros por un valor aproximado de 36 millones de dólares, de lo que dedujo que entre el periodo presidencial 2003-2008 de Nicanor, el subsidio a los sojeros  rebasó de lejos los 100 millones de dólares. Se calcula, teniendo en cuenta la cantidad de superficie en hectáreas de soja cultivadas en el 2012 y la incidencia del diesel en el costo de producción de la soja, que hoy, con el PLRA en el poder, dichos subsidios sobre los precios actualizados del diesel se han elevado al doble. Y es que consumada la instalación del gobierno de facto liberal el 22 de junio, Federico Franco empezó a pagar favores a los distintos sectores que condujeron al derrocamiento del Presidente Lugo.

Vidal Vega, quien en vida fuera presidente de la Comisión Sin Tierra “Naranhaty” de la Colonia Yvy Pyta y militante del PLRA, murió asesinado el sábado por la madrugada. Dos hombres ingresaron a su casa y lo mataron como a un perro frente a su esposa e hijos. Era el principal dirigente a la cabeza de la lucha para recuperar las tierras de “Marina Kue”, usurpadas por la familia del fallecido dirigente colorado, el empresaurio Blas N. Riquelme. Según informes de la prensa, los sicarios que lo mataron se llegaron a su domicilio, preguntaron por él a su esposa y al salir a recibirlos le dispararon a quemarropa. Recibió tres disparos de escopeta, uno en la cabeza, otro en el abdomen y el tercero en una de las extremidades. Este acontecimiento que la crónica policial puede esgrimir en un par de líneas, acaso en un párrafo, propicia señalamientos nefastos pero nada sorpresivos.

En esas tierras por las que Vidal y tantos otros compañeros vienen luchando, el pasado 15 de junio se produjo la masacre de Curuguaty. Allí murieron 11 campesinos y 7 policías, todos liquidados por las mismas armas, por las mismas mentiras, por el fuego y el plomo de la furia golpista.Luego de la matanza, el Ministerio Público encarceló a 12 campesinos que formaban parte de la ocupación. Cuatro de ellos, como señalamos en un informe anterior, estuvieron al borde de la muerte luego de más de 50 días de huelga.

Es que concretamente, como señalan en el informe Aratiri del sitio web Rebelión, “Curuguaty vino a visibilizar aquello que los organismos de DDHH vienen denunciando infructuosamente hace años: la impunidad fiscal – policial – militar en detenciones arbitrarias, torturas, asesinatos y desapariciones de referentes campesinos (a través) del montaje de imputaciones falsas, como paso previo a juicios plagados de irregularidades procesales contra los luchadores populares” (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=160143). Según la Plataforma de Estudios e Investigación del Conflicto Campesino (Peicc), Vega era un testigo fundamental en el caso masacre de Curuguaty, un verdadero desbaratador de falacias.

Alcides Ramírez, uno de los presos políticos, denunció: “he’íngo la ore juez la opoíro ore hegui okúita ha’e” (dice nuestro juez que si nos da la libertad él va a perder su puesto.); señalaba así al juez Benítez, quien finalmente concedió prisión domiciliaria a cuatro de los 12 presos políticos, tras 59 días de huelga de hambre, aunque lo hiciera sólo después que Lucía Agüero se negara a ingerir líquidos y, sólo después que el ministro del Interior, Carmelo Caballero se desligara del tema. Caballero dejó entrever que, los presos políticos son responsabilidad del poder judicial, entre estos, aquellos tomados durante el ataque policial de Curuguaty.

Mientras tanto el clamor popular por justicia y esclarecimiento iba ganado mayor estado público, de la mano con el pedido de libertad para los compañeros en huelga de hambre, el pa’í Oliva, reconocido luchador popular, había advertido que “si llega(ban) a fallecer los presos en huelga de hambre el Gobierno debía dimitir”. Luego de ello se produjo la prisión domiciliaria, pequeña conquista, que ahora se vio amortajada por el nefasto homicidio.

 En un artículo de mediados de este año, señalábamos que el golpe parlamentario significaba una bisagra en el desarrollo de la lucha de clases en Paraguay. Que las contradicciones que Lugo había desatado se potenciarían por esa huida hacia adelante que era la profundización del modelo de la lumpen burguesía paraguaya. Eso queda más que claro en estos días. La sociedad civil ha venido manifestándose, aunque no con toda la fuerza que este escenario impele, pero ha llevado al gobierno de Franco a reforzar sus fauces represivas, su inquina macartista. El ministro del Interior, Carmelo Caballero, anunció que los militares respaldarán a la Policía durante la primera quincena de diciembre, ante “información de inteligencia” sobre posibles fugas en las cárceles, además de “infiltrados” en la manifestación de DDHH este lunes, con el fin de “desestabilizar al Gobierno”. El apresto militar-policial estará desplegado, igualmente, para los partidos de fútbol, Caacupé e internas coloradas este fin de semana

“El lunes es la movilización por los derechos humanos y tenemos información de inteligencia de que se tendría infiltración de personas que buscarían generar hechos de violencia, inclusive víctimas, a fin de desestabilizar al Gobierno”, dijo el ministro a periodistas en el espigón presidencial del aeropuerto Silvio Pettirossi, a donde acudió para despedir al presidente Federico Franco, quien viajó a Miami (UH, Miércoles, 05 de Diciembre de 2012). Para este lunes 10 de diciembre, Día Internacional de los DDHH, la Mesa de Unidad de Movimientos Sociales y Políticos anunció una movilización para exigir el esclarecimiento de la matanza de Curuguaty y el reciente asesinato del dirigente campesino Vidal Vega, que contará con la participación de movimientos sociales y campesinos, organizaciones de Derechos Humanos e indígenas, entre otros. La convocatoria es para las 17:00 en la Plaza Uruguaya. Caballero eludió responder si esos “infiltrados” de los que habló serían de algún grupo de izquierda. No obstante alegó: “…pero ustedes saben que hay sectores que están en contra del Gobierno”.

Nosotros, como Vidal, sabemos bien que el pueblo paraguayo no reculará ante este nuevo atropello y por ello levantamos su nombre junto al de todos los caídos en la lucha por la Reforma Agraria en el Paraguay.

Paraguái ndoguevíri!!!!

Compañero Vidal Vega, ¡hasta la victoria siempre!

 

 

Escrito por Mario Castells

Comisión directiva CTA Rosario.



Comments are closed.